Nuestra Historia

La historia comenzó hace 5 años... cuando hice una pulsera para mi hija que cumplía los 18 años. Quería que tuviese un recuerdo para toda la vida. Tres años después, mi única hija entró como novicia en un convento de monjas de clausura. Yo la visitaba todos los meses. Un día pedí a las monjas que si me enseñaban a hacer las cerámicas y complementos que trabajaban con ese cuidado y amor que les caracteriza.
Un año más tarde llegó la boda de mi tercer hijo. Yo quería que todos los invitados recibieran un recuerdo entrañable. Algo que cada uno pudiese llevar a casa y no guardarlo en el cajón de las cosas inútiles. Tras varios días dándole vueltas, diseñé un platito de cerámica con un motivo muy chulo. Realmente gustó. No sólo servía como recuerdo, sino también como un adorno bonito en la casa de cada invitado.

Después vino el cumpleaños de una amiga, el bautizo de un sobrino.... en cada momento especial, disfrutaba elaborando con entusiasmo algún bonito detalle para regalar a mis familiares y amigos. Cuando cumplí los 50 años y, tras una vida dedicada a mi marido y mis 7 hijos, decidí ir y más allá y convertir esta pasión en un proyecto... Y así nació Momenttos.
Mis familiares y amigos me ayudaron mucho en los inicios. A una vecina le pareció una idea magnífica, con lo que pensó que ella misma iba a vender los productos que yo hacía. Tras esto vinieron otras amigas... al cabo del año, más de 20 señoras y 10 tiendas vendían los productos de Momenttos.

A pesar de haber crecido, yo sigo manteniendo la filosofía inicial: ayudarte a que vivas, disfrutes y recuerdes cada momento feliz de la vida.
Junto a mi familia, seguimos visitando cada mes el convento de mi hija. Y, como no, aprovecho para seguir aprendiendo de las monjas...

 

¡ Gracias y disfruta tu compra online !

Flori Castejón