La historia empezó en 1978, año en el que Flori, la fundadora de la compañía, se casó con Pedro e iniciaron su gran familia con 7 hijos.
Ella siempre ha manifestado estar  “feliz de ser mamá“. ¿Cuál es su secreto? ¿Cómo consigue estar contenta a pesar de todas las dificultades y sufrimientos? 
Primero, queriendo a su familia, a cada uno como es, con sus virtudes y sus defectos.
Boda de Pedro y  FloriSegundo, estando siempre agradecida por todos los momentos vividos, incluso por los pequeños detalles del día a día.
En 2012, poco después de que  el menor de los hijos cumpliera 18 años y, tras una vida dedicada a su familia, Flori decidió crear momenttos con la ilusión de transmitir sus valores. 
Cada producto está diseñado con la esperanza de aportar un granito de arena para que cada madre se sienta feliz de serlo y pueda disfrutar de cada momento que la vida le regala.
Todos los productos están pensados y fabricados por Flori. Con ella también colabora su marido y algunos de sus hijos y nueras. Incluso sus nietos (ya son 15 !) también ayudan.
Y no podemos olvidar la inspiración que le proporciona su hija, desde un convento de clausura en Lerma (Burgos).