Los diversos materiales que empleamos en la fabricación artesanal de nuestros artículos requieren tipos de limpieza apropiados.

Según el tipo de pieza, deberías seguir los consejos adecuados siguientes:

PIEZAS BAÑADAS EN PLATA:

Las joyas de plata o baño de plata se obscurecen debido a la exposición a la luz y al aire, y en algunos otros casos al entrar en contacto con ácidos. Y esto ocurre cuando las llevas puestas, por el roce con tu piel, que puede estar alterada por cremas o medicamentos,  y también cuando las mantienes guardadas, por el roce con otras joyas.

  • Límpiala con cierta frecuencia, aunque no te la pongas asiduamente, con una gamuza limpia-plata o un trapo fino. 
  • Lávala ocasionalmente con agua y jabón suave. Deberás enjuagarla y sercarla bien.

PIEZAS BAÑADAS EN ORO:

Para la correcta limpieza de estas piezas, te recomendamos usar un paño de algodón suave de forma periódica (semanalmente) para mantener la joya en buen estado. En el caso de que la pieza esté muy sucia puedes utilizar ese mismo paño con agua tibia y jabón neutro, y una vez finalizado el proceso, secarla con un paño seco y suave o un papel.  Hay que tener cuidado con el cuero y las piedras o cristales que tenga la pieza, puesto que estos materiales pueden requerir otro tipo de cuidados.

CUERO:

Para limpiar las piezas que contengan cuero es aconsejable usar jabón neutro  o crema hidratante de carácter neutro, sin alcohol ni colorantes. Conviene evitar el uso excesivo de agua u otros líquidos

RESINAS Y CRISTALES

Para limpiar estas piezas  te recomendamos utilizar un paño suave ligeramente humedecido.

¿CÓMO GUARDAR LAS PIEZAS?

Guárdalas en lugar seco. Si es bolsa o caja hermética evitará el contacto con el oxígeno y estará mejor protegida. También puedes envolverlas en papel de seda.

Procura que no se mantengan en contacto con sudor, colonia, perfume, cloro o agua salada.